domingo, 28 de enero de 2018

"Gemelos" en yoruba

Un sonido realmente envolvente que parecía regarse por cada cabeza concentrada en los destellos coloridos de azules, blancos y rojos, sobre todo rojos. Aire humeante que pudo ser el alcahueta perfecto para que aquel sonido tocara fibras en los oídos, desde luego, pero también en cada latido, en cada sonrisa, en cada tararear, en la respiración e incluso en el olfato, en el suspirar. Y en cada mano agitada al ritmo de ritmos. Ritmos cosechados para dar frutos esta noche, abonados con la percusión que en momentos exactos y perfectos se complementaba entre tambores y palmadas en un cuerpo propio, percusión inherente y viva, roja, azul, blanca.

Tras espacios de oscuridad como pausas, asomaban fijas las miradas, luego cada instrumento era seducido por sus presencias, y las nuestras quizás. Tímidos asomaban también faros al lado de las posiciones desde donde emergían los sonidos, sí aquellos envolventes, y se atrevían a encandecer cuando el "boom" del tambor así lo demandaba.

Una conexión permanente de voces entrelazadas, de hilos luminosos de colores que jugaban a mostrar sombras, de aire humeante encargado de transportar lo terrenal a lo celestial, sombras de cientos de cabezas buscando estar fijas para no perder detalles y dos seres extraordinarios capaces de envolver un mundo y traerlo como regalo a un escenario: Lisa-Kaindé y Naomi Díaz.



Sonidos envolventes: sus voces.
Rojos: sus trajes.
Azules: la conexión. 
Blancos: ellas.
Humeante: el ahí.

¡Gracias Radiónica por presentarme a Ibeyi y por permitirnos, a mi siempre grata compañía y a mí, asistir a tan fenomenal espacio (por las entradas que me gané en #LaClase)!

El título de esta entrada "'Gemelos' en yoruba", lo he tomado de la información del volante del Teatro Mayor, en el cual explican que ese, es el significado de "Ibeyi" en el idioma yoruba un idioma de Nigeria y Benín.

sábado, 8 de julio de 2017

Zonas Veredales, está sucediendo

Hay historias, experiencias y sucesos que no se conocen porque no representan grandes noticias, aunque lo sean. Pero saber qué está pasando en las Zonas Veredales, sitios donde se ha desmovilizado la guerrilla podría interesarnos. Debería. Tomo una serie de tuits* de María José Bustamante, @Putagoras, para compartirlos:

"1) Los guerrilleros se levantan a las 4 am a trabajar. En las Zonas Veredales la construcción la hacen ellos mismos.
2) Parte del proceso de reconciliación es construir ellos mismos lo que destruyeron en la guerra.
3) Una buena parte quiere estudiar. Quieren poder expresar lo que piensan y saben que necesitan dominar el lenguaje.
4) La guerrilla tenía funciones bien repartidas. Muchos llegaron porque no tenían familia y la guerrilla les brindó eso.
5) La mayoría son campesinos, así que si de algo saben, es del campo y ellos mismos trabajan en sus propios cultivos.
6) Como antes no podían ser madres, las mujeres mayores  se embarazaron apenas arrancó el proceso de paz, también deseaban tener familia.
7) No quieren depender de papá gobierno. Su apuesta es recibir formación suficiente para poder iniciar sus propios procesos productivos.
8) NO piensan que las Zonas Veredales sean COMUNISTAS. Entienden que eso sólo sería posible si vivieran aislados del mundo.
9) No les gusta la ciudad. Han construído calles peatonales por donde no pueden pasar carros para que sus hijos puedan jugar tranquilos.
10) Están construyendo sus propias huertas y lagos de pesca para producir sus propios alimentos.
11) Una cosa me sorprendió mucho: hay tejido social, lo cual facilita llevar a cabo cualquier proyecto comunitario.
12) Hay interés internacional por lo que plantean, ya que no se ha visto en el mundo comunidades pequeñas autosostenibles en la selva."

*Estos pueden verse desde este tuit: https://twitter.com/Putagoras/status/883364010174885888

martes, 13 de junio de 2017

Que no pase en vano

¿Qué noticias están leyendo quienes afirman que no ha pasado nada desde que se firmaron los acuerdos? ¿Sólo están leyendo los titulares, los comentarios de quienes quieren seguir tapando su suciedad con la guerra en donde las víctimas somos los ciudadanos?

¡A hoy se han entregado el 60% de armas, según verificación de la ONU! ¡Niños han empezado a salir de las filas! ¡Los niños nacidos en los campos de guerra empiezan a ser ciudadanos colombianos! ¡En el hospital militar hay CERO soldados heridos por combates! Hay en marcha nuevas negociaciones dialogadas con otro grupo armado.

¿Que el gobierno nos engaña porque la plata que no se invirtiría en guerra iría para la educación? ¡Es verdad! Y debe ser esa la nueva lucha, una nueva solicitud que sale a flote directamente de los ciudadanos al gobierno. No se vale echarle la culpa a "los del Sí" por el asunto actual de la educación, de hecho ya no deberíamos estar hablando de los del Sí y de los del No, deberíamos estar enfocados en apoyar la solución de todos los problemas en que nos ha venido metiendo cada gobierno, a todos, excepto a ellos: corrupción, narcotráfico, clientelismo, engaños, farsas. El odio y las peleas de "los que nos gobiernan" nos tiene enceguecidos y hacen con nosotros lo que les place.

Están pasando cosas, no las neguemos. Y están aflorando cosas peores, podridas, porque se han hecho a escondidas con la legalidad del gobierno, esas son las nuevas causas. Ya podemos empezar a girar en otro eje, en otros ejes, ¡vamos!

martes, 11 de abril de 2017

Letras de vida o muerte

Quizás estés dudando de tu valor
y sientes que tu sonrisa es un presagio,
una risa nerviosa presagio del fin,
del final inesperado que frenó todo asombro.

Tal vez te encuentres soñando,
procurando no volver a abrir los ojos jamás,
persiguiendo el propósito de no despertar
a menos que la realidad invite a dejarte en paz.

Seguramente te cansas de estar presente,
tan presente que estás ausente aquí y allá también.
Llegas con dificultad pero con certeza
y te vas por que decides o porque alguien por ti lo decide.

Quizá vistes alegrías, esperanzas, caminos,
metas, incertidumbres, ilusiones y desilusiones.
Y desvistes recuerdos, memorias, sentimientos,
olvidos, desesperanzas, pausas e impulsos.

Tal vez te perdimos el miedo; sin tener que temerte
y evitamos tu aquí y ahora sin compasión,
no nos importas en la mujer, en el hombre o en el niño,
tampoco en la niña ni en el homosexual... en la persona.

Seguramente ya no vales, aunque lo eres todo,
te tomamos como si tu porqué no fuera suficiente,
te permitimos o te quitamos sin razones válidas,
pero finalmente te vas, nos dejas, hacemos que huyas.

Quizá fuiste... tal vez eres... seguramente serás... ¡Vida!

sábado, 7 de enero de 2017

Negros y blancos de todos los colores

Gracias historia pastusa por los negros y gracias historia pastusa por los blancos. Gracias mundo de todos los colores por reunirse en torno al Carnaval de Negros y Blancos. Y sobre todo, gracias artesanos, gracias artistas por permitirnos vivir, en el sentido literal de la palabra, entre colores, movimientos, fantasías, colores, ritmos, aplausos, danzas y alegrías, sobre todo alegrías. Gracias.

Para los asistentes, el carnaval empieza a asomar el 28 de diciembre (sólo para los asistentes, pues los artesanos y artistas empiezan a organizar el espectáculo muchos días, semanas, meses atrás) con asfaltos que se pintan de tiza entre personajes, figuras, como un gran atrapa-sueños que se construye con un enorme equipo, la ciudad; una actividad que emergió para dejar atrás el ya desvanecido carnaval de agua. Conciencia ambiental, que llaman.

Conciertos de cuerdas, música de los 60's y 70's, serenatas acompañan la marcha final del año (29 y 30 de diciembre) hasta que personajes que parecen de ficción por las representaciones de increíbles logros, inesperadas hazañas o fantásticas embarradas hacen presencia para dar, ahora sí, la despedida oficial del año (31 de diciembre). En seguida, como un niño que se atreve a soñar, ¡como cientos de infantes que se atreven a soñar!, tan infante como el año que inicia, resplandece la muestra de lo que será la historia a contar por muchos años más (ojalá infinitos), lo logran a través de su propia fiesta de carnaval, sus "enormes carrocitas", murgas y comparsas son el deleite de ese público que de manera innata se convierte en una máquina de aplausos y sonrisas.

Nos visita luego una majestuosa descarga (¿o carga?) de sonidos. Zampoñas, quenas, flautas, pitos, tambores... vientos y percusiones (3 de enero) que convierten a los espectadores en una ola gigantesca que se mueve estremecida cuando por su frente pasan, acompañados de vestuarios finamente detallados entre arabescos y tejidos, músicos y danzantes de la tierra, esa nuestra, la de todos. Cada ritmo una ola, muchas olas. El impulso carnavalero está en pleno éxtasis: ponchos, talco, carioca (espuma de carnaval) y ritmo están ahora presentes de manera permanente.

El Pasto clásico, el Pasto antiguo, el viejo Nariño se abren paso a través de grupos de personas que, como estampas en movimiento, hacen alusión a las épocas de aquellos cuya mayoría han empezado a despedirse de su estadía terrenal; añoranzas (4 de enero). ¡Gracias de nuevo, negros!, con esta gran raza se inició prácticamente este carnaval, su día libre, tras todo un año de esclavitud, nos permitió magnificar la raza, su raza pura vida que, no contenta con disfrutar sola, invitó a blancos a pintarse de su color para integrarlos aún mas a los festejes y felicidades de su cultura. La caricia para sentir con el otro una unión, una diferencia que nos hace uno. Juego caricia (5 de enero).

Magno, realmente magno el trabajo de quién sabe cuántos artesanos para lograr gigantes fantásticos, épicos, mitológicos, de leyenda, históricos, humanos, que vistieron a toda la ciudad de mundo a parte, un mundo volcado a la zenda que hace venias y se llenan de gritos de admiración, aplausos y gracias, todo por convidarnos a sonreír y mirar a un lugar en el que sin pensarlo nos dejamos sumergir (6 de enero).

Los putos peros. Digo, los peros. Sólo los peros:

¿Por qué insistimos en saltar las vallas para entorpecer los desfiles?
¿Por qué gritamos arengas contra el policía que le solicita a quienes se saltan las vallas regresar detrás de estas?
¿Por qué incitamos a nuestros niños a que crucen las vallas para ir a posar con disfraces individuales, murgas, comparsas y carrozas?
¿Por qué no les pedimos que no lo hagan para que de una vez aprendan?
¿Por qué las personas que pagan por subirse a las carrozas o las acompañan se emborrachan en pleno desfile?
¿Por qué dejamos tirada la basura que hicimos mientras estuvimos presenciando los desfiles?
¿Por qué arrojamos talco y carioca a los disfraces individuales, murgas, comparsas y carrozas si es clara la solicitud de que eso no se haga?
¿Por qué CEDENAR (la empresa de energía de Nariño) y las demás empresas que usan cableados no se han ingeniado una estrategia para despejar de cables la zenda del carnaval?
¡¿Por qué?!


Hay foticos, pero hay muchas más lindas en las redes:
3 de enero (unas, otras, otras más y la ñapa). 
6 de enero (una, otras, unas más, otra tanda).

Gracias y ojalá el del problema sea yo.